Por Zoilo Cuéllar Sáenz

26 años de experiencia operando personas que han querido y han logrado dejar de utilizar gafas mediante una cirugía, me han permitido conocer muy de cerca el sistema de pensamiento y el proceso de toma de decisiones de la mayoría de ellas y por ende, ayudarlas a salir de los errores más comunes a la hora de decidir sobre una cirugía.

He querido reunirlos en varias categorías con el fin de proporcionarte a tí, que estás leyendo este fragmento, algunas recomendaciones puntuales para que evites cometer los mismos errores:

  1. ¡Láser es láser! No. Es bien conocido que la tecnología ha traído grandes avances pero para nadie es un secreto que todo lo que brilla es oro… Un grave error que comete mucha gente es creer que como el procedimiento es láser, ya está embarcado en una nave segura. El rayo láser que se utiliza para la cirugía de la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo es un tipo de luz que provoca un efecto llamado fotoablación que en términos prácticos, equivale a pulir y adelgazar el colágeno de la córnea de manera teóricamente controlada, sin generar temperatura y por ende muy poca contracción del tejido. Sin embargo, algunos equipos no cuentan con la energía suficiente y requieren más disparos o disparos más “agresivos” de modo que el efecto final es la corrección del defecto visual pero adelgazando más de la cuenta la córnea. Para que te hagas una idea, hay láseres tan finos que logran quitar apenas 12 micras por dioptría mientras que otros para la misma dioptría quitan 20 a 30 micras. Si tu haces cuentas, para 3 dioptrías de miopía, hay láseres que te quitan 36 micras mientras que otros te están quitando 60. La diferencia es significativa si sabes que la córnea humana mide apenas 500 micras de gruesa en promedio. El efecto de quitar demasiado es que con el tiempo la córnea cede y vuelve a incurvarse perdiéndose el efecto de la cirugía, situación que llamamos Ectasia y que ya no tiene solución con más láser (no es prudente más adelgazamiento) y muchos resultan en tener que volver a usar gafas. Lo barato siempre sale caro. Los equipos económicos tienden a emitir láser más “agresivo”. Asesórese bien a la hora de escoger qué tipo de láser van a usar con sus ojos.
  2. ¡Ya me midieron mis córneas, me puedo volver a poner mis lentes de contacto! No. Otro error común es pensar que las medidas del ojo son estáticas. Hay factores como los lentes de contacto, que afectan directamente las medidas de dioptrías, curvatura y espesores de la córnea, entre otros aspectos y que son números de los cuales depende el resultado final de la cirugía. Un lente de contacto sobre la córnea puede, a causa de cambios mecánicos y metabólicos, modificar por ejemplo la cantidad de dioptrías y por lo tanto, llevar a que después de cirugía, no se haya logrado el resultado deseado. Por ejemplo, una persona sin lentes de contacto puede tener 3,75 dioptrías de miopía pero después de 1 año de usar los lentes tiene ahora 4,50; suspende sus lentes de contacto y ahora el examen marca 3,50 dioptrías. ¿Qué fórmula debería operar el cirujano? No es muy fácil ¿verdad? Lo complicado es que a ti nadie te dijo que no podías volver a usar los lentes y… obvio, los necesitabas para ir a una fiesta. El día de la cirugía es la otra semana. Te operan y el resultado… tienes un residuo de 1 dioptría: tu cirujano te dirá que es mejor un retoque. ¿Qué pasó? Esa es una situación muy común en los casos de retoque (que afortunadamente no son muchos). ¡Pero ya ves! Es mejor que tan pronto te hayan hecho tus medidas, no vuelvas a usar los lentes de contacto (puedes ponerte tus feas gafas una semana más) para que no haya nada que modifique tus medidas para el día de tu cirugía.
  3. Me voy a hacer operar para poder leer sin gafas. Otro error es creer que se puede ser selectivo en el resultado de la cirugía. Las personas mayores de 40 años se encuentran en un proceso de endurecimiento del cristalino (un lente interno que tienen los ojos para enfocar de cerca) y con ello aparece la presbicia. Algunos de estas personas añoran continuar sin la necesidad de gafas y se hacen operar sin saber que las estrategias actuales para la corrección radical de la presbicia no son tan inofensivas: si una persona ve bien de lejos pero mal de cerca, al operarse podría quedar viendo mal de lejos aunque bien de cerca. Por ejemplo, hace varios años una mujer de 50 años, costurera y miope, deseaba una cirugía para la miopía. La pregunta que le hice fue: ¿a qué horas te colocas las gafas? ella me respondió que para tomar el bus al trabajo. En su trabajo, como veía muy bien de cerca, se las quitaba casi todo el día. La miopía contrarresta el efecto de la presbicia y por ello, al estar miope podía ver de cerca lo que con sus gafas puestas no podía. Operarla hubiera significado para ella que para tomar el bus no necesitara las gafas pero el resto del tiempo sí. Finalmente decidió no operarse y su vida no se vio afectada. O, qué tal que un hombre de 53 años que conduce sin gafas, que va a ver fútbol sin gafas, que sólo se las tiene que colocar para ver la prensa, el celular o alguna que otra etiqueta, decida operarse… a partir del día de la cirugía, ¡tendría que conducir con gafas! Aunque no es fácil entenderlo, corregir la presbicia (una situación dinámica) mediante cirugía (una situación estática) va a ser contraproducente si no se analizan bien todos los factores. Asesórese muy bien y si es necesario, pida que le hagan una simulación previa a la cirugía. Existen otras alternativas quirúrgicas como los lentes intraoculares multifocales. Son una buena opción pero requiere de una adecuada evaluación especializada.
  4. Me dijeron que tengo queratocono y que si me operan no voy a volver a necesitar gafas. Este es un error relativamente poco frecuente ya que muchas personas con esa enfermedad son concientes de que no pueden pensar en que algún día dejen de usar gafas o lentes. Se trata de una enfermedad muy frecuente en la cual la resistencia de la estructura corneal no es la mejor por lo que un adelgazamiento adicional producto de un láser, puede complicar las cosas mucho. “Pero es que me dijeron que me hacían primero un endurecimiento de la córnea (CrossLinking), luego me colocaban unos anillos y lo que quedara me lo quitaban con láser”. Triple error de falsas expectativas. Hay una polémica gigantesca con respecto al CrossLinking. De hecho somos ya varios oftalmólogos que hemos optado por no realizar Crosslinking ya que éste no ha demostrado un efecto real sobre la enfermedad y a largo plazo puede, en el mejor de los casos (porque hay casos de cicatrización anómala que son graves), simplemente perder el efecto. Los anillos estromales están indicados en la mayoría pero jamás se puede buscar con ellos dejar de usar gafas y por ende no es justo prometer ese resultado. Hay casos de casos, pero lo habitual con esta enfermedad es que entre menos se opere, mejor. El ideal, anillos y eventualmente gafas o lentes de contacto. De nuevo, bajar las expectativas es razonable, a la vez que consultar a expertos antes de tomar decisiones irremediables.
  5. Me tengo que esperar a tener 25 años para poderme operar. Cierto es que la prudencia y la paciencia son excelentes virtudes pero en este caso hay que entender que antiguamente, cuando todavía se operaba con “punta de diamante”, una técnica conocida como la queratotomía, preferíamos operar personas mayores de 25 años pero la razón era clara: las córneas de las personas menores tienen un nivel de elasticidad mayor y la cirugía en ellas no era tan segura porque requería de cortes muy profundos para lograr el mismo efecto que con cortes más superficiales en personas mayores. Dado que hoy en día esa técnica está en desuso y que el efecto de la elasticidad de la córnea es mínimo con las técnicas de láser, el tiempo prudencial de espera es en general hasta los 18 a 20 años de edad, tiempo en el cual se considera se ha detenido el defecto y ya no es de esperar que aumente mucho más la fórmula refractiva. Es decir, esperar significa hoy en día buscar el momento de mayor estabilidad refractiva para lograr una corrección definitiva y aunque hay casos de casos, la mayoría pueden planear su cirugía a partir de los 18 años.
  6. ¿Qué tipo de filtro necesito para las gafas que voy a usar después de cirugía? En realidad no es un error pensar en una buena inversión en gafas deportivas, pero hay que entender mejor la razón de su uso. Habitualmente recomendamos el uso de unas gafas oscuras para un tiempo prudencial luego de la cirugía (en general unas 2 semanas) ¡para evitar golpes! En realidad no es para protección de la luz ya que ésta no ofrece mayores riesgos a la persona operada. Después de la cirugía uno de los riesgos más grandes es golpearse el ojo y, como todo, curiosamente se golpea uno en las situaciones más inverosímiles, como por ejemplo, se va a rascar la frente y se toca el ojo o, como le ocurrió a una de mis pacientes, ¡se peinó (accidentalmente) el ojo con un cepillo del cabello! Para que no exista ese riesgo, es mejor llevar puestas unas gafas, preferiblemente oscuras. Esto último tiene como propósito que quien las lleva puestas se recuerde constantemente que ha sido operado pues unas gafas oscuras son estorbosas si sobretodo las tiene que tener puestas dentro de su casa o en la oficina. Así es que si va a cuidar su presupuesto, puede inicialmente comprar unas gafas baratas aun cuando no tenga filtro que ya con el tiempo podrá hacerse a unas más lujosas y sobretodo ¡sin receta!
  7. La cirugía me va a durar sólo 5 años. Realmente si se toman todas las medidas previas y todas las condiciones resultan favorables, no hay ninguna razón para pensar que la cirugía pierda vigencia con el tiempo. Existen sí, algunos casos (menos de 1 en 1000), que desarrollan una deformidad en la córnea, la cual llamamos Ectasia y que hace que aparezca astigmatismo o miopía. Esta es una situación grave casi siempre asociada a rascado ocular y al igual que el queratocono, no se puede operar con láser. En casos especiales puede colocarse anillos estromales pero lo habitual es volver a las gafas o a los lentes.

Más información puedes escribir a

zcuellars@zoilocuellar.com

http://www.zoilocuellar.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s